El uso excesivo del teléfono móvil e Internet puede provocar trastornos psicológicos graves

Un uso excesivo y adictivo del teléfono móvil podría estar relacionado con un consumo desmesurado de alcohol y tabaco, depresión y fracaso escolar; y respecto a Internet, depresión, ansiedad, insomnio e incapacidad social, según un estudio del psicólogo Xavier Carbonell.

Desde la aparición de Internet se conoce su potencial adictivo. Por esta razón Carbonell en su artículo Adicción a Internet y móvil: una revisión de estudios empíricos españolesen la prestigiosa revista Papeles del psicólogo, revisa doce estudios -que en total abarcan más de 12.000 encuestados- realizados sobre estudiantes de secundaria, bachillerato y universidad durante diez años (2002-2011), que indagan sobre la adicción a Internet y a los móviles en España. El objetivo de dicho estudio es determinar los factores que diferencian el uso de Internet y móvil saludable del patológico.

En los doce trabajos analizados se estudia las características personalizadas del uso, a la vez que la salud psicológica general mediante varios tests internacionalmente aceptados, que entre otras cosas miden el grado de depresión, ansiedad, habilidades sociales e inteligencia emocional.

El macroestudio concluye que en España se dan pocos casos de adicción a Internet o los móviles, pero estos pueden llegar a ser realmente peligrosos. Apenas entre el 5 y el 10% de los encuestados tienen un abuso de tiempo que provoque un comportamiento adictivo, pero los que la padecen poseen síntomas que pueden interpretarse como falta de tolerancia, abstinencia y pérdida de control, lo que sugiere que los problemas asociados con un uso excesivo de estas tecnologías son similares a los de otras adicciones, como el alcohol o la drogadicción.

¿Cuáles son los trastornos más frecuentes asociados a Internet y al teléfono móvil? Existen dos principales: la comunicación alterada de la identidad en Internet y el FOMO en los móviles.

La comunicación alterada de la identidad consiste en la suplantación total o parcial de la identidad propia por la identidad virtual, creada en mundos virtuales (salas de chats, juegos de rol en línea…). En Internet es muy fácil usar una personalidad diferente a la real, buscando satisfacciones que no se pueden encontrar en la propia identidad (sentirse joven, triunfador, apuesto, adinerado…). Carbonell concluye que, sin duda alguna, las personas con una identidad alterada muestran serios problemas en sus relaciones sociales y una gran falta de autoestima.

El llamado FOMO (Fear of Missing Out en inglés) se aplica principalmente a aplicaciones sociocomunicativas como whatsapp, y consiste en el miedo a “quedarse fuera de lo que ocurre” o defraudar a quien envió un mensaje, por lo que debe contestarle inmediatamente. Aquellos que sufren el FOMO muestran una gran dependencia emocional de los mensajes de sus contactos, demostrando gran ansiedad y agresividad cuando nadie les habla o no son contestados.

Anuncios
El uso excesivo del teléfono móvil e Internet puede provocar trastornos psicológicos graves

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s